Egan Bernal es un escalador, es decir, un escarabajo colombiano. 22 años, de Zipaquirá, que milita en el Team Sky y ganó el Tour de California y la Colombia Oro y Paz (ahora, Tour Colombia). Su currículum es muy bueno y pudo haber sido mejor si en el Tour de Francia 2018 se hubiese coronado campeón de los jóvenes; pudo serlo, pero decidió ayudar a su equipo, decidió ayudar a un tal Chris Froome y a un tal Geraint Thomas.

Se debe al trabajo de equipo y eso es mayor que cualquier otro título. Sí, Egan escala, ataca, resiste, desaira, sorprende y mucho más… pero lo mejor de todo es que Egan aprende y agradece… aprende rápido y agradece de inmediato, valores que te aseguran ser apreciado no solo en el ciclismo, sino en cualquier otro rol en la vida y más, cuando tienes talento.

Y en la París Niza tenía que aprender algo más: abanícos. Y entonces se fió de dos compañeros experimentados Luke Rowe y Michal Kwiatkowski, campeón de Polonia. Entonces ellos le enseñaron a correr contra los vientos fuertes laterales y como buen hombre de talento Egan aprendió y además, sorprendió, desairó, atacó, resistió, le puso su marca.

En la etapa 1 de la París Niza, quebró el pelotón en medio de esos abanícos y dejó atrás a grandes candidatos. Al principio, puede haber sido una circunstancia de carrera y como todo gran acto, merece ser probado con una segunda oportunidad. Y Egan lo hizo 24 horas después, quebró todo, hasta las teorías.

¿Qué clase de escalador logra romper un pelotón en una etapa llana con abanícos? Sí Egan, quien se dio el lujo de esperar a Kwiatkowski y cuando llegó, volvió a acelerar y solo 6 lograron seguirle el paso… realmente un fenómeno de ciclista, un pedalista único, un hombre con «pura clase».

Así lo definió Luke Rowe, su compañero, el encargado de enseñarle, quien luego de ver lo que hizo, también dijo, sobre Egan Bernal, que “Pura clase. Le expliqué esta mañana cómo regresar a un abanico y cómo colocarse y simplemente va y lo hace. Uno nace con clase, no la inventa.”

Egan, encargado de ponerle picante a las carreras que parecen aburridas y largas, ha aprendido algo nuevo y no sabremos qué será capaz de hacer en las etapas llanas… Por lo pronto Egan agradeció lo aprendido.

Puedes leer: