La París Roubaix no decepcionó: 29 tramos de pavé puro donde hubo retiros, pinchazos y problemas para los corredores. Un sufrimiento para ellos, pero un espectáculo para los aficionados que vieron la dureza del camino y la destreza de los ciclistas para eludir los problemas de los adoquines.

Puedes leer: NAIRO QUINTANA: DESDE ESPAÑA ASEGURAN QUE DEJA EL MOVISTAR TEAM Y SE VA A LIDERAR ESTE EQUIPO

Wout Van Aert (Lotto), tendría una carrera muy especial, pues pinchó dos veces y se cayó en medio de la carrera. Pero el belga quería convertirse en el ciclista número 57 de su país en lograr una victoria en Roubaix y llegó a la punta nuevamente y se fue adelante con Lampaert, Gilbert, Pollit, Sagan, Vanmarcke que se fugaron y tomaron 1 minuto del pelotón.

Peter Sagan era el más opcionado para ganar pero Gilbert atacaba y romía el grupo líder, dejando atrás a Van Aert atrás, que batalló hasta el final. Faltaban 18,3 km para llegar al velódromo de Roubaix donde tendrían que dar una vuelta y media para definir la clásica más grande de todas.

Pero el terreno era férreo, difícil,con 5 estrellas de dificultad en algunos tramos, es decir largos y con los adoquines más pronunciados, sin posibilidad de abordar las orillas… esta es una muestra de la dureza del terreno.

Politt (Katusha) y Gilbert (Deceuninck Quick Step) se fueron adelante y le sacaron 16 segundos a Sagan, Vanmarcke y Lampaert, rompiendo todo y reduciendo las posibilidades a ellos dos.

Ya a falta de 8 km, las distancias entre Politt y Gilbert con el grupo de Sagan era de 30 segundos y todo parecía definirse entre ellos. Ambos entraron al velódromo de Roubaix. Se miraban el uno al otro, no sabían pero Philippe Gilbert consigue otro monumento al salir en el sprint final a Politt.

Gran final. Así fue.

Puedes leer: