Egan Bernal aun no sabe si es un líder nato. Es una rareza que afecta a los mejores: son los últimos en darse cuenta de lo talentosos que son… claro, no aplica a todos, pero sí a los más humildes y Egan es uno de ellos. Sin importar que ya tenga 8 títulos desde que se inició en el ciclismo de ruta, todavía no sabe si es un líder nato.

Sí, el mismo que ganó la París Niza con el Team Sky, ese que impulsó a un tal Chris Froome en un Tour de Francia… Pero es mejor que Egan no lo sepa, porque es mejor el silencio y que te tomen por incrédulo, que abrir la boca y despejar las dudas.

Egan Bernal, entonces, se ha referido a lo que será su participación en el Giro de Italia, porque definitivamente es difícil no ilusionarse, pero el primero en no hacerlo es Egan, lo cual demuestra un equilibrio importante para un ciclista que gana, mientras aprende.

Cuando le preguntan sobre las opciones para ganar la gran carrera italiana, él responde así: “Prefiero no pensarlo. El Giro, el Tour de Francia, son grandes carreras. La París-Niza es una carrera muy difícil, pero solo dura ocho días. En el Giro espero hacerlo bien… Quizás un Top-3, un Top-10. Pero puedo muy bien perder veinte minutos en una etapa“.

Un corredor que sabe muy bien que debe mantener los pies en la tierra, es tan claro para él, como la misma idea que para ganar hay que pedalear. Y aunque aprecia su triunfo en la París Niza, no se fía de él:

Es completamente diferente. Daré lo mejor de mí, pero sólo tengo 22 años. Será la primera gran vuelta en la que sea el jefe del equipo”, asegura Egan a Caracol deportes, demostrando la madurez necesaria para pelear por el título y sus rivales lo saben.

Sí, puede ganar, quedar en el podio, o en el top 10… o inclusive a 20 minutos del que gane, pero ya ha demostrado que es una amenza y en el fondo, de todas las opciones que tiene en el Giro, las más improbables son las dos últimas.

Puedes leer