Un 12 de abril de 2019 Mikel Landa pudo entender, más que otros días (o que nunca) lo que siente Nairo Quintana y por una sencilla razón: a él le tocó en la Vuelta al País Vasco. En España, Mikel Landa, que viene de algunos duros días de recuperación, experimentó el gran problema que el de Combita ha tenido desde hace varios años.

Fue en la Vuelta al País Vasco, específicamente en la etapa reina, donde el de Murguía tenía serias intenciones de ir por la general o al menos intentar algo que le hiciera escalar posiciones, ponerse en la pelea, sentir nuevamente esa posibilidad de triunfo en una importante vuelta.

Puedes leer: LUCHO HERRERA DA SU FAVORITO PARA EL GIRO DE ITALIA

Mikel Landa no lo consiguió. Llegaba a la etapa reina en la novena casilla, con buenas posibilidades. Al final de la jornada de hoy quedó… en la novena casilla. Inmutado, ni para allá, ni para acá, ni fu ni fa… lo que sí perdió fue más tiempo en la general. pero seamos consecuentes. No fue por falta de motivación de Landa, sino por aquello que tanto le ha pasado a Nairo: falta de equipo.

¿Y dónde están los de Movistar apoyando a Landa?

“Hoy la general esta imposible”, dijo luego de la etapa reina del País Vasco. Pero en el fondo sabía que llegó solo. Que, inclusive, quedó desamparado a mitad de carrera y que en los intentos de fuga, nada salió y pronto lo alcanzarían… Astana, con su pésima estrategia, lo superó en gregarios, Mitchelton también, inclusive el Education First y ni hablar del Bora.

“Ah, esto debe sentir Nairo”, tal vez deba pensar el españo. Y más desolado debe sentirse saber que el otro Movistar que llegó luego de él, José Joaquín Rojas lo hizo casi 7 minutos después… En el Sky se sentía con las posibilidades de ir por el Tour de Francia, claro, pero a quién tenías en tu equipo.

Landa se dio cuenta que en el Movistar no hay nada de eso, le pesa y le pesará. Nairo, solo lo ha hecho mejor, porque tal vez ya sabe lo que debe hacer… El 12 de abril de 2019 Landa lo aprendió o tal vez lo haga más adelante, pero cierto es que Mikel siente lo que Quintana generalmente siente pero al menos el de Combita pide relevo con el codo o lo que sea, mientras que Landa, se quedó allí, agazapado porque descubrió el gran problema del Movistar y lo mejor, lo experimentó.

Puedes leer: